K-BITS

Micronotas de Ciencia y Tecnología en Español

Tiempos interesantes

Por Federico Cirett

Federico Cirett Galán

Federico Cirett Galán

En los últimos 10 años hemos visto un incremento en el poder de cómputo de los microprocesadores y al mismo tiempo un descenso en su consumo de energía. En 2006 un Intel Core Duo teóricamente podía calcular 48 Giga-FLOPS, o 48 mil millones de operaciones de punto flotante por segundo, consumiendo 31 Watts de energía, mientras que en 2016, un Smartphone con un procesador ARM v8 puede calcular prácticamente 10 veces más: 498 Giga-FLOPS y consumiendo menos de 1 Watt.

Esto ha provocado una revolución en nuestra vida. Gracias a estos procesadores de gran capacidad y bajo consumo, tenemos Smartphones. Acordémonos que antes de junio de 2007 no existía el iPhone. Ahora podemos hacer videoconferencias con una gran variedad de plataformas, de persona a persona, o una junta virtual. Esto era algo que hace 30 o 40 años sólo veíamos en películas de Ciencia Ficción. Es más, en la película 2001: Una Odisea Espacial, que se realizó hace casi 50 años, mostraba una videoconferencia y tabletas multi-touch.

Ahora, en el futuro, tenemos tabletas multi-touch, en las cuales se pueden ver videos, redes sociales o jugar videojuegos. Y hablando de videojuegos: las consolas de hoy en día muestran escenas cada vez más foto-realísticas en video de ultra alta resolución (4K) y la moda ahora son los juegos de Realidad Virtual. Un visor especial es adaptado a nuestra cabeza para sumergirnos en un mundo alterno. Esto es posible debido a sensores de actividad espacial en el visor, que comunican la posición y ángulo en el que nos encontramos, para así dibujar rápidamente una nueva versión del entorno digital.

Esta mayor capacidad de procesamiento nos permite tener Google Earth, donde podemos visitar todos los rincones de la Tierra en un ambiente de 3D. Recientemente Google procesó terabytes de imágenes tomadas por el satélite LandSat 8 de la NASA (Agencia Espacial Aeroespacial de Estados Unidos) y una vez entretejidas todas las imágenes, las puso disponibles en su sitio Google Maps.

¿Quiere ver el Everest sin salir de su casa?, o ¿qué tal el Kilimanjaro en África? Tal vez la base internacional Scott en McMurdo, Antártida. Estos son sólo unos cuantos de los lugares a los que la mayoría de la población de nuestro planeta no podremos visitar, pero que gracias a una herramienta digital podemos presenciar como si estuviéramos ahí.

Puedo listar aún más cosas que sólo veíamos en películas o novelas de ciencia ficción y que ahora son realidad, por ejemplo, hablarle en modo natural a la computadora y que ésta transcriba lo que dijimos con un 98% de certeza, robots que caminan en cuatro patas y bípedos. Dispositivos que vuelan como aves y hasta baten sus alas, drones que vuelan en formación y cubren un área con alimento para perritos de la pradera, y que bien podrían fumigar de forma más inteligente y eficiente un campo.

Y aquí no acaba la lista: Ahora tenemos un dron que puede transportar por el aire a un ser humano, convirtiéndose entonces en el primer auto volador. ¿Cuántos de nosotros no soñamos con un auto volador en el siglo pasado? Y también se están desarrollando autos autónomos que se puedan conducir sin necesidad de un piloto humano. Esto es realmente sorprendente, pues desde que se inventó el automóvil se había intentado desarrollar un auto que se conduzca sólo, con varios intentos en los años 30’s, 70’s, 80’s y 90’s, y es hasta 2005 que se logra un primer prototipo que conduce un poco menos de 9 kilómetros antes de caer en una zanja.

Hoy en día, los autos autónomos de Google y los Tesla con AutoPilot han acumulado millones de kilómetros manejando en forma automática. Gracias al gran número de sensores con los que cuentan estos autos, pero también a que pueden procesar la gran cantidad de información que capturan, es que existen estos vehículos.

En esta última década hemos visto que la Estación Espacial Internacional ha sido terminada y que a pesar de que se descontinuó el programa de transbordadores espaciales, la Estación sigue recibiendo suministros y visitantes, incluso con mayor frecuencia de cuando había transbordadores. Varias empresas, con ayuda de la NASA, han diseñado y producido nuevos transportes, tanto lanzaderas como naves espaciales. Algunas de ellas ya visitan la Estación, pero lo mejor está por venir.

Una de las compañías que lanza carga a la Estación es SpaceX, la cual ha diseñado un cohete que es capaz de enviar su carga al espacio y regresar y aterrizar en forma vertical. Esto permite re-utilizarlo y ahorrar costos. Sin microprocesadores ultra-rápidos, sistema operativo en tiempo real y programas de respuesta inmediata, esto no sería posible.

¿Qué nos deparan los próximos 10 o 15 años?

Sin duda, serán tiempos muy interesantes. Por fin veremos autos que se conducen sólos por las calles. Es posible que no necesitemos más de un auto en casa, pues servirá como taxi personal, es más, hasta se podría rentar el auto mientras no lo usamos, para generar un ingreso extra. También es posible que veamos el nacimiento de una nueva forma de transporte público, donde los camiones no sigan una ruta predeterminada, sino que lleven a sus transportados a su lugar de destino (estas últimas dos ideas las acaba de plantear Elon Musk, CEO de Tesla Motors).

También es posible que veamos más automatización en las líneas de producción de las maquiladoras, y al mismo tiempo, el surgimiento de robots que ayuden en casa, por ejemplo, a lavar la ropa y doblarla, a limpiar la cocina y otras actividades.

Veremos como nuestros Smartphones se convierten en nuestra cartera, pasaporte y en la bóveda digital que guarda nuestra identidad real y virtual. Al principio, las habitaciones de los hoteles se abrirán solo si tocamos con nuestra huella digital el botón principal de nuestro Smartphone. No habrá necesidad de llaves. Igual en nuestros hogares. Como nunca será necesario proteger nuestra identidad.

En cuanto a exploración espacial, la Estación Espacial Internacional caerá en el fondo del Océano Pacífico en 2024, habiendo cumplido su vida útil. Para entonces es posible que una nueva estación espacial esté en marcha, a cargo de China y posiblemente exista un hotel espacial. Hay planes para que la humanidad vuelva a la Luna, pero todavía no hay nada concreto. En cambio, se espera que se empiecen los viajes tripulados a Marte y la realización de una base en dicho planeta.

Como les digo, serán tiempos interesantes.

Federico Cirett Galán

Doctor en Ciencias Computacionales por la Universidad de Arizona

Profesor-Investigador de la Universidad de Sonora

Departamento de Ingeniería Industrial

@fd_x, www.k-bits.com

Comentarios

comentarios

Comments are closed.