K-BITS

Micronotas de Ciencia y Tecnología en Español

Automóviles autónomos y seguridad

Federico Cirett Galán

Federico Cirett Galán

Recién nos enteramos del accidente fatal donde un automóvil Tesla conducido con “Piloto Automático” colisionó con la caja de un transporte de carga.

El percance ocurrió a principios del mes de mayo, apenas 6 meses después de que se anunciara que los Tesla podrían conducirse en forma semiautomática en carreteras. Del 15 de octubre de 2016 a la fecha del evento, se habían conducido autos Teslas en modalidad de Piloto automático alrededor de 200 millones de kilómetros (130 millones de millas) sin encontrar accidentes mortales.

En el suceso de mayo pasado, un tráiler atravesó en forma perpendicular la carretera y las cámaras del Tesla no lo vieron, pues el remolque era blanco y el horizonte claro… y por debajo del tráiler se seguía viendo el camino.

Este hecho puede retrasar la introducción de los automóviles que se conducen en forma autónoma, lo cual se esperaba fuera al inicio de la siguiente década de acuerdo a analistas de la industria automotriz. El problema es que la empresa Tesla adelantó por varios años el lanzamiento de autos semi autónomos para llegar a un auto totalmente autónomo en forma evolutiva: cada año lanzar una nueva versión del sistema operativo de sus vehículos con mejoras en la conducción automática.

Su “Piloto automático” está en modo Beta, esto es, una versión de prueba, que sus clientes están probando en calles y carreteras públicas, así retroalimentando a la compañía para que refine sus productos.

Actualmente, varias empresas automotrices tienen proyectos de autos autónomos, sin embargo, el gran gorila a vencer es Google, que desde 2009 está desarrollando y probando autos que se conducen solos. Su forma de afrontar la autonomía es utilizando grandes recursos de cómputo: Primero se hace un mapa digital de la ciudad, con margen de error de centímetros. Esto es muy sencillo para Google, pues ya cuenta con toda una flotilla que hace mapas fotográficos de las ciudades más grandes del mundo.

Después, los automóviles autónomos son puestos a conducir la ciudad en cuestión, siempre supervisado por un conductor. En el techo de los autos de Google va una unidad LIDAR o Radar basado en Láser, el cual permite una vista de 360 grados en un rango de hasta 100 metros. Así, puede frenar ante peatones, ciclistas, motociclistas y otros autos que se aparecen en forma inesperada o que no respetan las reglas del camino. Cualquier cambio en la red de calles de la ciudad, como una reparación o un semáforo caído es reportado a la base, y ésta a la vez notifica los cambios en el mapa digital a los demás autos de la flotilla.

Sergey Brin, uno de los fundadores de Google, mencionó en 2012 que él esperaba que sus autos autónomos estuvieran disponibles en 2017, y más adelante, en 2014, el encargado del proyecto, Chris Urmson aclaró que entre 2017 y 2020 podrían comercializarse, esto, porque son muchas las pruebas a realizar.

La visión de Google es la de introducir al mercado un auto que se conduzca solo, sin necesidad de intervención humana, sin pedales, palancas ni volantes, es decir, el nivel máximo de automatización (Nivel 4), que navegue las calles previamente mapeadas por otros autos. Mientras que la visión de Tesla es la de ofrecer un auto que puede ser conducido por un humano y después cederle el control a la computadora, esto es, un modo semiautomático, y en caso de una emergencia, el humano debe retomar el control (Nivel 3 de automatización).

Eventualmente Tesla ofrecerá un auto Nivel 4, pero aún así, existe otra gran diferencia: Tesla cree que los autos pueden navegar las calles y carreteras sin un mapa digital previo, abriéndose paso por el tráfico con el poder de cómputo local, usando cámaras y radares para reconocer el camino y los obstáculos.

Aún es muy pronto para evaluar el resultado de la apuesta: autos totalmente controlados por computadora o autos que asisten el manejo del humano, esperemos a que los primeros autos Nivel 4 de automatización estén en las calles y rueden lo suficiente para llegar a una conclusión.

De lo que no hay duda, es que los autos autónomos serán más seguros que los autos conducidos por humanos.

Federico Cirett Galán
Doctor en Ciencias Computacionales por la Universidad de Arizona
Profesor-Investigador de la Universidad de Sonora
Departamento de Ingeniería Industrial
@fd_x, www.k-bits.com

Comentarios

comentarios

Comments are closed.