K-BITS

Micronotas de Ciencia y Tecnología en Español

De niños, la tele, tabletas y celulares

Raquel Torres Peralta

Raquel Torres Peralta

En Estados Unidos, el 30% de los bebés hacen uso de tabletas o celulares facilitados por sus padres. ¿Es bueno? ¿Es Malo?

Hace apenas una década los niños no tenían acceso a celulares inteligentes ni a tabletas digitales. En 2007, con el lanzamiento del iPhone llegó la intuitiva y colorida interfaz “touch” que se colocó rápida e inesperadamente en el gusto de los niños. Por otro lado, la televisión por internet se ha vuelto una tendencia creciente, ofreciendo una amplia lista de programas disponibles a cualquier hora; una maravilla para los niños que gustan de ver la misma serie o película una y otra vez. Estamos pasando mucho tiempo de nuestra vida frente a una pantalla y cada vez estamos siendo expuestos a las nuevas tecnologías a una edad más temprana.

¿Qué dice la medicina?
En 1999, la Sociedad Americana de Pediatría (AAP) emitió la recomendación de que un niño menor de 2 años no debe ser expuesto a la televisión o ninguna otra pantalla. La justificación es que durante ese tiempo el proceso cognitivo es acelerado, el cerebro se desarrolla rápidamente durante esos años y es importante que el niño interactúe con las cosas en tercera dimensión, esto es, en la vida real. De acuerdo a los neurólogos, un bebé menor de un año no tiene la capacidad para interpretar las acciones mostradas en video (una secuencia de imágenes en dos dimensiones), por ejemplo, cuando ve rodar una pelota en el piso junto a él, puede observar el movimiento y cambio de ubicación de la pelota, que le ayudan a comprender el mundo en el que vive. Cuando ve rodar una pelota en la televisión, la pelota para él sigue ahí, en el mismo espacio, causando cierta confusión. La recomendación para los niños mayores de 2 años es que el tiempo de pantalla no sobrepase a las 2 horas diarias, para incentivar la socialización y actividades físicas esenciales para su desarrollo.

En este año, la AAP hace una revisión de estas recomendaciones. Dado que el estilo de vida es regido por la tecnología y el despliegue de información se sigue haciendo en una pantalla, han relajando un poco las reglas. Se sigue recomendando exponer lo menos posible a los menores de 2 años a televisión, celular o tabletas. Sin embargo, es saludable si se hace de un modo interactivo, por ejemplo, para videochatear con los abuelos (Skype, Facetime, etc). En caso de los programas de televisión, se recomiendan aquellos de contenido educativo que incitan a la participación del niño (como Dora la Exploradora, por ejemplo). A los mayores de 2 años se les sigue recomendando dos horas de tiempo de pantalla, pero especificando que para uso exclusivamente de entretenimiento, como ver televisión o videos en Internet. En ese tiempo no entran los minutos que pasa haciendo tarea o chateando con amigos y familiares.

Entonces, ¿La tele es mala?
En un estudio publicado en 2013, Christopher J. Ferguson y M. Brent Donnellan, afirman que los niños que tienen interacción con las nuevas tecnologías tienen un desarrollo intelectual mayor a los que no la tienen, sin embargo, la clave está en los contenidos a los que son expuestos. Los niños que tienen acceso a programas educativos interactivos muestran mayor actividad cerebral que los que ven un programa de televisión donde no participan y son sólo receptores.

¿Y tener la tele de fondo?
No es recomendable. Cuando un adulto está con un bebé dice en promedio más de 900 palabras por día y esa interacción es esencial para el desarrollo afectivo y de lenguaje del infante. Cuando se tiene una televisión prendida, el número de palabras cae a menos de 200. El contacto entre el bebé y los miembros de su familia se limita cuando hay una tele encendida.

Recomendaciones
La asociación Zero to Three se ha encargado de hacer una guía sobre el uso de tabletas, TVs y celulares en niños menores de tres años. A continuación un resumen de las recomendaciones:

1. Limita el tiempo de pantalla. Apaga la TV cuando el niño esté jugando.
2. Elige el contenido educativo o de interacción. Procura programas que se relacionen con el entorno del niño y muestre interacciones positivas entre los personajes (no violencia).
3. Procura usar los dispositivos junto con el niño, enfóquense en los personajes o la historia más que en la tecnología en sí.
4. Evita los dispositivos touch o TV en el cuarto de los niños.
5. Evita que los niños vean la TV o tabletas antes de ir a dormir.
6. Evita comer mientras ven TV.
7. Aprovecha cada momento para interactuar con tus niños.

No se trata de sembrar culpas ni de imponer políticas de crianza, se trata de informar para que los padres tomen la mejor decisión.

La guía completa: https://www.zerotothree.org/resources/385-screen-sense-key-findings

Raquel Torres Peralta
@Rql_Torres
Doctora en Ciencias Computacionales
por la Universidad de Arizona
Profesora-Investigadora del
Departamento de Ingeniería Industrial de la
Universidad de Sonora

Comentarios

comentarios

Comments are closed.