K-BITS

Micronotas de Ciencia y Tecnología en Español

El futuro es móvil

por:

“The future’s not set. There’s no fate but what we make for ourselves / El futuro no está establecido. No hay suerte, mas que la que hacemos para nosotros mismos”: John Connor, Terminator

Federico Cirett Galán

Federico Cirett Galán

El Smartphone como lo conocemos nació en 2007 con el iPhone original. En aquella ocasión, Steve Jobs, el CEO de Apple, al introducir el nuevo teléfono inteligente, comentó que el negocio de los teléfonos celulares en el mundo era de alrededor de 1,000,000,000 (mil millones) de unidades anuales y que pretendía lograr captar tan solo el uno por ciento de este mercado, es decir, vender 10 millones de iPhone’s al año.

Sobra decir que Apple no sólo logró esta meta, sino que el último año vendió 231 millones de iPhones, de acuerdo con Statista. Además, se prevé que para este 2015 se vendan alrededor de 600 millones de Smartphones Android, por lo que se estarían vendiendo al año cerca de mil millones de Smartphones. En tan solo 8 años, pasamos de consumir teléfonos celulares tontos a adquirir Smartphones. Menos de una década bastó para reemplazar una tecnología en casi su totalidad.

Lo que sigue es un mayor crecimiento de la venta de dispositivos móviles. Después de todo, somos 7 mil millones de personas en el mundo y el traer una computadora de bolsillo es un gran habilitador. Nos permite mantenernos comunicados e informados, e incluso nos da la capacidad de actuar, sin estar presentes en una oficina o centro de trabajo.

Revolución digital

Si, tendremos más Smartphones que el año pasado, pero lo que realmente importa es que pronto habrá una gran cantidad de dispositivos inteligentes, conectados al internet. La revolución digital que se aproxima lo hace en 3 frentes: Los “Wearables”, el “Internet of Things” (IoT) y los Autos Inteligentes (Self driving cars).

No existe una traducción literal de “Wearable” al español, lo más cercano sería “vestible” o “que se puede traer en el cuerpo”. Los “Wearables” son dispositivos que contienen sensores de movimiento, aceleración, temperatura, ritmo cardiaco, presión sanguínea, conducción de la piel, entre otros, y los transmite constantemente a un Smartphone, para con ayuda de una aplicación, medir nuestros datos vitales y monitorear una posible condición de salud. Existen en la actualidad “Smartwatches” y bandas que se ajustan a la muñeca, para utilizarse al ejercitarse. Y están por salir las piezas de ropa “Wearable”, por lo que nuestra información se captará con mayor detalle.

En cuanto al “Internet of Things”, este consiste en equipar con sensores y conectividad a todas esas herramientas que tenemos en casa o la oficina, para controlarlas ya sea por medio de un App en nuestro Smartphone, o con ayuda de un módulo de Inteligencia Artificial.

Actualmente Google y Apple están al frente de este movimiento, tratando de colocar su estándar como el estándar de facto. Esto, porque recientemente se proyectó que las ventas de estos aparatitos podrían alcanzar los 15 billones de dólares (millones de millones) en los próximos 20 años. Para que se den una idea, el costo de la guerra en Iraq y Afganistán para Estados Unidos, de 2001 a 2017, fue de aproximadamente 2.4 billones de dólares.

El tercer frente de esta revolución, son los Autos Inteligentes, vehículos que se conducen sólos. Estos autos cuentan con toda una gama de sensores, de aceleración, conteo de metros recorridos (odómetro), radares, cámaras digitales, Sistema de Referencia Geo – Espacial (GPS), LIDAR (radar con luz) y varios sistemas computacionales redundantes. Se espera que para el 2020 sean comercializados los primeros autos totalmente autónomos, en los que no sea necesario un piloto humano al control.

La introducción de estos vehículos modificará la industria automotriz global, pues los autos serán extremadamente seguros y tendrán más valor que los convencionales. Se pretende disminuir el número de accidentes en carretera y en ciudad, disminuyendo también las fatalidades. El valor se lo agregará precisamente los módulos de Inteligencia Artificial y los sistemas de cómputo que controlarán los subsistemas de seguridad.

En resumen, tres grandes oportunidades a las cuales se les debe apostar desde el Estado mexicano: Invertir en el desarrollo de nuestros jóvenes, impulsar las Tecnologías de la Información y de la Industria Automotriz. Esto implica modernizar los planes de estudio de las carreras universitarias relacionadas e iniciar la creación de clusters de desarrollo en varias regiones en el país.

Federico Cirett Galán, PhD

Doctor en Ciencias Computacionales

por la Universidad de Arizona

Profesor-Investigador de la Universidad de Sonora

@fd_x, www.k-bits.com

Comentarios

comentarios

Comments are closed.