K-BITS

Micronotas de Ciencia y Tecnología en Español

De la Tierra a Marte

por:
Federico Cirett Galán

Federico Cirett Galán

Marte, el planeta, está de moda. No lo digo por el par de recientes (e impactantes) noticias que han salido a la luz pública. No. En los últimos 20 años, se han enviado exitosamente más sondas a Marte que en los primero 35 años de la era espacial.

El pasado jueves 5 de Noviembre la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (mejor conocida como NASA, por sus siglas en inglés) reveló uno de los grandes misterios de Marte: Cómo perdió su atmósfera. Las tormentas solares se llevan poco a poco la atmósfera marciana.

Apenas hace 6 semanas la misma NASA anunció haber encontrado agua en forma líquida en dicho planeta. Ambos descubrimientos son muy relevantes, pues nos lleva a pensar que puede (o pudo) haber vida en el planeta que lleva el nombre del dios romano de la guerra.

Actualmente hay 6 proyectos internacionales para enviar robots o sondas a Marte entre 2016 y 2020, cuyo fin es el encontrar trazas de vida, sobre todo, debajo de la corteza marciana, donde el agua puede estar en forma líquida y el material, polvo y rocas, protegen a las posibles células o formas de vida, de la radiación solar.

¿Porqué el súbito interés por explorar el cuarto planeta de nuestro Sistema Solar? La verdad es que la curiosidad por Marte siempre ha existido. Los egipcios sabían del planeta rojo desde aproximadamente 1500 antes de Cristo. Cerca de 3 mil años después, en 1610 de nuestra era, Galileo Galilei fue la primer persona en observar Marte con un telescopio, y no fue hasta 1960, en el nacimiento de la Era Espacial, que se pudo enviar una sonda a Marte, con el fin de estudiar su superficie.

Durante 15 años se enviaron 28 naves por diferentes agencias espaciales, de las cuales, sólo 8 tuvieron éxito. Siguió un periodo de 21 años en los que sólo se enviaron 3 misiones, todas fallidas. No es sino hasta 1996 que se logra colocar un satélite en órbita, una pequeña sonda y un “rover” y se logra explorar por 84 días seguidos.

Desde 1996 a la fecha se han lanzado 22 naves hacia Marte, de las cuales, tan solo 8 son las que se han encontrado con un problema en el lanzamiento, o con su navegación. De las 14 misiones que sí llegaron a la superficie o a establecerse en órbita, 7 siguen aún en operación.

Aunque se tiene tanto robot analizando muestras de la superficie de Marte, es necesario contar con astronautas in situ, que analicen los minerales no solo químicamente, sino con la experiencia que han adquirido en la Tierra, puedan observar una roca y determinar rápidamente qué tipo de minerales la conforman y cuál es la historia de su formación.

El llevar humanos a Marte no es nada fácil, se requieren hábitats seguros, tanto para el transporte de ida y vuelta, como para vivir en la superficie marciana, o semi-enterrados en una colina, para proteger contra la radiación solar.

Ahora, el ser humano es un ser social, necesitamos a nuestros amigos y familiares cerca, para convivir y funcionar mejor. Sería sumamente cruel enviar a un astronauta o dos, solos a Marte, pues el tiempo de viaje varía entre 250 a 400 días, en un solo sentido. Lo mejor sería enviar al menos 4 astronautas, tanto para hacerse compañía como para ayudarse en caso de emergencia.

Pero el llevar tanto personal, requiere de abastecimiento de oxígeno, agua y alimentos. Por lo que estaríamos enfrentándonos a una posible colonización de Marte: Llevar la maquinaria necesaria para extraer oxígeno y agua de la superficie, y para cultivar el alimento.

Eso es precisamente lo que se está planeando en la NASA y la compañía espacial privada SpaceX. Se pretende establecer una base en Marte entre 2020 y 2030. Y entonces, por fin, el género humano será una especie multi-planeta.

Federico Cirett Galán, PhD
Doctor en Ciencias Computacionales
por la Universidad de Arizona
Profesor-Investigador de la Universidad de Sonora
@fd_x, www.k-bits.com

Comentarios

comentarios

Comments are closed.